jueves, 28 de julio de 2011

CRÓNICA INSIGNIFICANTE (Reseña literaria)

de Emilio Casado Moreno
Editada en  www.bubok.es


“Crónica insignificante” nos acerca a realidades cotidianas con ingenio. De hecho, incontables vidas sencillas y rutinarias son las que acaban ocupando dignos titulares en las secciones de sucesos de los rotativos. En estos casos, con frecuencia son imprevistos y decisiones en apariencia de escasa relevancia las que nos empujan a un destino inesperado, las que dan valor al contenido impactante de la noticia. Éste es, precisamente, el factor que resulta clave en el argumento de la novela de Emilio Casado.
La narración nos introduce en una primera parte en un compacto bloque de seis días en el universo de un hombre corriente, Marcelo Suelas, un psicólogo que trabaja en una prisión. La inestabilidad define toda su existencia, a nivel laboral aún no ha superado la condición de interino, pero en el plano sentimental acaba de tocar fondo al enfrentarse a una separación. Este trauma le aboca a dificultades económicas y le trasladan en cuerpo y alma a casa de sus padres. Su día a día, aunque marcado por continuos reveses que aborda con ironía, parece similar al de cualquier otro que atravesara una etapa equivalente, ligoteo, copas, amigotes, música, familia… Sin embargo, un hecho insospechado dará un giro radical a la esencia global de la trama. En este punto, se modifica el estilo narrativo y el lector descubre una novedosa segunda parte que nos conduce sin baches a la resolución final.
El autor nos sumerge en un escenario urbano plagado de luces y sombras que nos resulta cercano y no exento de sentido del humor. Tras unas cuantas páginas, el lector se pregunta a dónde nos conduce la acción. Se trata de horas, acontecimientos y divagaciones a través de atmósferas que podrían estar aconteciendo a nuestro vecino de enfrente, pero no por eso aparece el instinto de dejar de leer. Te levanta el telón de la mente de Marcelo Suelas, pasea por los sentimientos sin tapujos de un hombre que se enfrenta al principio de los principios en la mitad de una vida, la cual no ha tenido muchos sobresaltos ni aventuras dignas de mención. En este punto te intrigan las emociones que se registran en su cerebro y cómo las registra.
Un personaje corriente puede esconder detrás de sus más simples infortunios una historia con calado. En este caso, también trepidante y emotiva. A “Crónica insignificante” se le puede añadir otro elemento de interés, el de pincelar el perfil de un porcentaje significativo de seres de una generación que se quedó a medio camino de sus sueños.
Un valor añadido radica en el giro inesperado ya mencionado de la segunda parte. Justo cuando crees que ya has tenido suficiente, que te dejará de seducir qué le va a acontecer al día siguiente, se cierra una puerta para abrirse otra, recuperando el ritmo narrativo.
“Crónica insignificante” destaca además por su prosa espontánea, ausente de adornos pero directa, diálogos coloquiales y descripciones perspicaces que permiten sostener un texto ágil, no desprovisto de agudeza y frescura.
El libro ha sido editado en bubok y aunque aún no ha encontrado respaldo editorial, el número de lectores va en aumento de forma progresiva. Una iniciativa atrayente a este respecto es que Emilio Casado ha impulsado un club de lectura en facebook. Los interesados pueden recibir su ejemplar vía email a través de la página “El latir de un libro”, donde el único requisito es unirse al foro de críticas y comentarios.
Emilio Casado es autor de otros dos títulos enmarcados en el género juvenil también editados virtualmente en bubok y en la actualidad trabaja en la redacción de un par de novelas, probablemente, en una de ellas se sumergirá en el género criminal.
Espero que esta reseña en mi blog contribuya a empujarle hacia el golpe de suerte que necesita para consolidar su nombre en el mundo de las letras.